"EL PERRO ES EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE Y EL HOMBRE ES EL PEOR ENEMIGO DEL PERRO ".

11.8.14

Hijos de patas 7 ago .2014 9°programa


Perros de terapia

 Los perros de terapia y los perros de visita son perros que acompañan temporalmente a personas que están atravesando por un proceso de rehabilitación (física o psicológica) o pasando un momento difícil.
Tanto los perros de terapia como los de visita brindan compañía y afecto a las personas, pero las características y los objetivos de estos dos tipos de perros son diferentes.

Los perros de terapia forman parte de un programa terapéutico a través del cual se busca la rehabilitación de una persona. Estos perros son utilizados como herramientas terapéuticas y son considerados por el mismo terapeuta dentro del plan de rehabilitación. Por eso, generalmente interactúan con una sola persona cada vez, y esa interacción es planificada y supervisada por un terapeuta certificado.

En cambio, los perros de visita son animales que visitan lugares en los que la gente necesita su afecto y compañía, tales como hospitales y residencias geriátricas. En esos lugares, pueden interactuar con varias personas y no necesitan apoyar un plan de rehabilitación. De hecho, muchas veces visitan a personas que no están en terapia, como cuando visitan residencias geriátricas. En ese caso en particular, los perros no participan en la rehabilitación de las personas (que no están rehabilitándose), sino que simplemente ayudan a mejorar su calidad de vida a través de la compañía y el afecto.
En general, los perros de terapia y los perros de visita tienen el mismo efecto sobre las personas a quienes ayudan , pero en el primer caso su función es estructurada y persigue un objetivo concreto.
Los perros de terapia no son perros de asistencia
Dado que los perros de terapia ayudan a gente que atraviesa momentos difíciles o a personas con necesidades especiales, muchas veces se los confunde con perros de asistencia o de servicio.
Los perros de asistencia cumplen funciones muy diferentes. Son perros que ayudan personas con necesidades especiales a realizar cosas que no podrían sin ayuda. Estos perros reciben un adiestramiento excepcional y cumplen funciones de lazarillo, apoyo a personas sordas, ayuda a parapléjicos, etc.

En muchos países, los perros de asistencia están amparados por la legislación para acompañar a sus propietarios a cualquier parte.

Los perros de terapia no reciben un adiestramiento tan exigente ni realizan actividades tan difíciles para un perro y tan necesarias para personas con necesidades especiales. Estos perros brindan su apoyo principalmente a través de su presencia y el afecto que entregan. No tienen reconocimientos especiales para ir a cualquier parte, ya que sus propietarios no los necesitan para desenvolverse
normalmente.
Beneficios de la terapia con perros
La terapia asistida por animales presenta beneficios reales y que han sido documentados, pero no es un tipo de terapia alternativa que reemplaza a los procedimientos médicos o psicológicos. Es, como su nombre lo dice, terapia en la que participan animales... nada más y nada menos.
Los beneficios de las terapias con perros u otros animales dependen de la aplicación específica que se haga, pero en términos generales los perros de terapia pueden ayudar a:
Desarrollar la empatía. Los pacientes suelen tener mayor facilidad para desarrollar empatía hacia el perro que hacia el terapeuta. En el mediano plazo, esto ayuda a mejorar la capacidad de comunicación.
Mejorar la relación con el entorno. En casos en los que las personas tienen dificultades para relacionarse con su entorno, o rechazan cualquier relación con el entorno, los perros de terapia (e incluso los perros de visita) sirven como un puente inicial par mejorar o desarrollar esta relación. Esto suele ocurrir con personas muy introvertidas, personas con depresión e incluso, según se dice, con niños autistas.
Reducir la resistencia a la terapia. La presencia de los perros hace que la terapia se perciba como una actividad menos formal y más relajada. Esto ayuda a reducir la resistencia a la terapia que puede surgir cuando el ambiente es muy formal.


Desinhibir a las personas. La gente siente poca o ninguna presión social al interactuar con perros porque saben que los animales no emiten juicios de valor según la apariencia, color de piel, estado financiero, estado civil, etc. Por tanto, es frecuente que los pacientes se relajen y desinhiban al interactuar con los perros u otros animales presentes durante la terapia.

Romper la rutina. Esto ocurre más cuando se trata de perros de visita que de perros de terapia. Cuando la gente no tiene mucha variedad en su vida, como muchos residentes geriátricos, la presencia ocasional de un perro puede ayudar a romper la rutina y entretener. Mejorar la socialización. Quienes nunca tuvieron un perro tal vez no entiendan esto, pero los perros definitivamente promueven la socialización entre personas. Es mucho más fácil que dos desconocidos empiecen a hablar si al menos uno de ellos tiene un perro, porque el perro se convierte automáticamente en tema de conversación.
Brindar contacto físico. El contacto físico es importante para el bienestar emocional de todos los animales, incluidos los humanos. Sin embargo, en muchas situaciones ese contacto es casi nulo. Bueno, los perros de terapia disfrutan mucho de las caricias y pueden brindar un poco de contacto físico a quienes lo necesitan.
Reducir la presión arterial y el estrés. Se ha comprobado que la presencia y el contacto con perros ayuda a reducir la presión arterial y el estrés. Por supuesto, existen otros métodos más efectivos para conseguir estos objetivos, pero no está de más que los perros de terapia ayuden con esto.
Ofrecen motivación. Uno de los peores efectos emocionales de períodos prolongados de inactividad o de encierro es la pérdida de motivación. Muchos pacientes, residentes geriátricos y presos pierden todo tipo de motivación porque no tienen mucho que hacer y lo poco que pueden hacer no parece suficientemente importante. Los perros de terapia y de visita pueden ayudar a asumir nuevas responsabilidades, romper la rutina y proporcionar diversión, con lo que ayudan a la gente a motivarse. Trabajadores de hospitales y de residencias geriátricas comentan que los perros de terapia y visita son un tema de conversación muy frecuente y que mucha gente que espera con ansias sus visitas.

Razas apropiadas para la terapia con perros
En principio, cualquier raza puede desempeñarse bien como perro de terapia, y depende más del carácter de cada individuo para que pueda ser un perro de terapia o de visita. Sin embargo, algunas razas de perros han sido seleccionadas en función de características conductuales que pueden dificultar mucho su desempeño en las terapias.
Por ejemplo, las razas muy activas y nerviosas pueden resultar problemáticas porque la gente a la que visitan no puede seguir el ritmo veloz y alocado de los perros. Es así que el border collie, el pastor belga malinois, el dobermann o los galgos no se ven con mucha frecuencia como perros de terapia. Sin embargo, algunos perros de caza, como el golden retriever y el perro labrador, pueden dar buenos resultados después de haber superado la adolescencia.
Por otra parte, algunas razas de perros de trabajo y algunos molosoides pueden causar miedo a las personas que debieran ayudar. Por ejemplo, el mastín napolitano, el rottweiler o el perro pitbull pueden asustar a la gente. Aún cuando existen perros de esas razas que cumplen funciones de perros de terapia, no son muy comunes porque la gente se asusta (no porque sean perros peligrosos, sino por su apariencia). En cualquier caso, si se van a usar perros de estas razas para terapia, es preferible si no han sido amputados (corte de cola y orejas) para que se vean menos intimidantes.
Y finalmente, algunos perros pueden ser muy amigables, estar muy bien entrenados y ser adorables, y aún así no ser aptos como perros de terapia o perros de visita. Los perros que babean mucho, como la mayoría de los boxer, o que pierden mucho pelo, como los husky siberianos, pueden causar alergias y por eso no ser aptos para visitar hospitales o residencias geriátricas.



“Tom, el gato de Sebastopol

En 1854, en plena Guerra de Crimea, un contingente de tropas británicas, francesas y otomanas sitiaron la ciudad de Sebastopol, donde los rusos se habían hecho fuertes. Sabiéndose inferiores a la flota británica, los rusos cerraron la entrada al puerto hundiendo varios de sus barcos y desmontaron toda la artillería naval para situarla en las murallas de la ciudad. Los rusos sabían que si Sebastopol caía, la guerra, como así ocurrió, estaría perdida. Así que aguantaron un bombardeo constante, sin poder recibir suministros ni refuerzos de ningún tipo y ante un enemigo muy superior en efectivos y armamento. Después de un año de asedio, Sebastopol se rendía.

Aunque los rusos abandonaron la ciudad, las tropas de la alianza revisaron casa por casa en busca de enemigos... y de comida, ya que sus provisiones escaseaban. Con la orden de encontrar comida, el capitán británico William Gair, al mando del 6º Regimiento de Dragoon Guards, recorría la ciudad cuando, al entrar en un edificio en ruinas, encontraron un gato atigrado sobre un montón de escombros, cual Rey León. Se acercaron al gato y éste se mostró muy cariñoso, así que decidieron llevárselo. “Regresaron al campamento con el gato, al que llamaron Tom, pero... sin comida”


 Mientras “Gair pensaba qué hacer para solucionar el problema de la comida, se dio cuenta de que el gato estaba muy gordito para haber sufrido un asedio de un año. Pensó que para él habría sido fácil sobrevivir con las muchas ratas que había, pero también que las ratas habrían sido las primeras en dar buena cuenta de los graneros o lugares donde hubiese comida. Así que, un día decidieron seguir a Tom cuando salía del campamento a cazar. Volvió al mismo edificio donde lo habían encontrado y se metió por un agujero pequeño que parecía dar a un sótano. Gair ordenó quitar los escombros y consiguieron abrir un hueco mayor por el que entraron... era un almacén de comida y aunque la había inservible o roída por las ratas, buena parte todavía se podía aprovechar. En posteriores días, y gracias a Tom, consiguieron encontrar otros muchos depósitos de suministros que les proporcionaron una tabla de salvación para las hambrientas tropas.

Finalmente, y cuando regresaron a casa, Tom se había ganado acompañarlos. Aunque tuvieron que ocultarlo, Tom consiguió llegar a Inglaterra donde vivió en la casa del capitán William Gair.  “Hoy en día se puede contemplar su cuerpo disecado en el Museo Nacional del Ejército de Londres. 


“Satán, el héroe de Verdún

Satan
La batalla de Verdún (1916) fue la más larga y una de las más sangrientas libradas por el ejército alemán y el francés durante la Primera Guerra Mundial. La ofensiva inicial del ejército alemán obligó a replegarse a los franceses que se atrincheraron y defendieron heroicamente el sitio de Verdún. Uno de estos héroes fue el perro mensajero Satán, un cruce de galgo y collie adiestrado por el ejército francés como mensajero.

Una de las posiciones estratégicas estaba siendo masacrada por los alemanes, a sus defensores apenas les quedaba munición y poco, o nada, podían hacer ante el continuo bombardeo de la artillería. Eran momentos en los que hasta los ateos se encomiendan a Dios y, de repente, una silueta negra atravesaba las líneas enemigas hacia su posición. Los francotiradores alemanes comenzaron sus apuestas para ver quién derribaba a aquella siniestra aparición. Uno de ellos hizo blanco en una pata y cayó… pero, para sorpresa de todos, se volvió a levantar y cojeando siguió corriendo hasta llegar a las trincheras de los sitiados. Aquella extraña silueta era Satán con una máscara de gas, un mensaje al cuello y unas alforjas. El mensaje decía:

¡Por el amor de Dios, aguantad! Mañana enviaremos refuerzos.

En las alforjas que portaba Satán había dos palomas. Anotaron las coordenadas de la artillería alemana y enviaron el mismo mensaje con las palomas. Una de ellas fue abatida pero la otra llegó a su destino. Con la información suministrada, la artillería francesa consiguió silenciar a la alemana y liberar a sus compatriotas. Satán les había salvado la vida.



Las 10 intoxicaciones más comunes en mascotas

Medicamentos humanos: "La ingestión de ciertos medicamentos puede ser muy perjudiciales o incluso mortal para las mascotas"
ya que incluso el paracetamol puede ser mortal para un gato, y sólo 4 comprimidos de ibuprofeno puede ocasionar graves problemas de riñón en un perro de 5 kg. " Los medicamentos siempre deben guardarse en un armario cerrado y fuera del alcance de animales domésticos.

Insecticidas: casos relacionados con productos utilizados para matar pulgas, garrapatas y otros insectos se manifestaron el año pasado. "Si bien hay productos para eliminar pulgas, garrapatas y otros insectos molestos que son seguros en su uso en hogares con animales de compañía, un factor clave para su uso adecuado sin riesgos es leer y seguir exactamente las instrucciones del prospecto adjunto con el insecticida" "Algunas especies de animales pueden ser particularmente sensibles a ciertos tipos de insecticidas, lo que es vital que nunca se use ningún producto que no esté específicamente formulado para mascotas." También es una buena idea consultar con su veterinario antes de comenzar cualquier programa de control de pulgas y garrapatas.



Rodenticidas: venenos para roedores. Dependiendo del tipo de raticida y cantidad ingerida puede provocar graves problemas, como hemorragias, convulsiones, o incluso daños en los riñones y otros órganos vitales. "Si los tutores
optan por usar un rodenticida en torno a su casa, debe asegurarse de que el cebo se coloca sólo en áreas y continentes completamente inaccesibles a los animales"

Medicamentos veterinarios: la ingestión de medicamentos para animales como antiinflamatorios no esteroideos, preventivos del parásito del corazón, medicamentos antiparasitarios, antibióticos, vacunas y suplementos nutricionales. Leer siempre las instrucciones de uso "Aunque estos productos están formulados para el uso en
animales de compañía, es muy importante que siempre se lea y cumpla exactamente las instrucciones de dosificación" "Como los insecticidas para pulgas y garrapatas, muchos medicamentos están destinados solamente ciertas especies , y los problemas potencialmente graves podría resultar si se le administra a los animales una dosis inadecuada o muy alta.

Productos de limpieza para el hogar: agentes de limpieza como lavandina, detergentes y desinfectantes . "Los limpiadores pueden ser muy eficaces en la desinfección de superficies en el hogar cuando se usa apropiadamente,"  "pero la irritación gastrointestinal o quemaduras graves por vía oral, podría resultar de la exposición intensa a algunos productos de limpieza." Además, la irritación de las vías respiratorias puede ser posible si el producto es inhalado. "Todos los productos de limpieza y otros productos químicos deben ser almacenados en un lugar seguro y fuera del alcance de las mascotas",  Al limpiar los recipientes para la comida y el agua, la cucha o hábitat de otra índole debe utilizarse un jabón o detergente suave.

Herbicidas:  La mayoría de los herbicidas se considera relativamente seguros cuando se usan apropiadamente. Sin embargo, deben ser respetadas las directivas de mantner a los animales fuera de su alcance hasta que la zona de tratamiento esté a fin de evitar problemas tales como daños a la vegetación que no es maleza, pueden producir irritación leve de piel o gastroenteritis de diversa gravedad si se lo ingiere.

Plantas:  plantas tóxicas para los animales, variedades tales como lirios, azaleas, jazmín amarillo, rubarbo rododendros, ligustro, sagú,
entre las más comunes pro existen muchas más variedades toxicas. "Hay muchas especies diferentes de plantas que podrían ser perjudiciales para las mascotas si se consumen en cantidades suficientes",  "Por ejemplo, sólo una o dos nueces de palma sagú puede causar vómitos, diarrea, depresión, convulsiones, e incluso insuficiencia hepática, mientras que los lirios son altamente tóxicos para los gatos e incluso en pequeñas cantidades puede poner en peligro la vida por una insuficiencia renal". Mientras que las plantas venenosas ciertamente deben mantenerse lejos de las mascotas, también es una buena idea disuadir a los animales de no morder en cualquier variedad, ya que incluso las plantas no tóxicas pueden producir gastroenteritis leve si son ingeridas

Chocolate: ingestión de chocolate. Si se ingiere en cantidades significativas, el chocolate podría causar vómitos, diarrea, jadeo, sed y micción excesiva, hiperactividad y en casos graves, alteraciones del ritmo cardiaco, temblores, convulsiones, e incluso podrían ser mortales. "Típicamente, a más oscuro el chocolate, mayor será la posibilidad de intoxicación"


Productos de mantenimiento del hogar:  con pintura, disolventes, ácidos y otros peligros fueron reportados. Si bien la mayoría de las pinturas basadas en agua son bajos en tóxicos potenciales, pueden producir malestares digestivos, y las pinturas para artistas pueden contener metales pesados que podrían ser tóxicas si se consumen en grandes cantidades. Los disolventes pueden ser muy irritante para el tracto gastrointestinal, los ojos y la piel, y también podría producir depresión del sistema nervioso cntral si se ingiere, o neumonía si se inhala. "La prevención es realmente clave para evitar los problemas de exposiciones accidentales", . "Los tutores de mascotas deben mantener los animales fuera de las zonas donde se guardan todas estas sustancias y, por supuesto se deben seguir al pie de la letra las instrucciones de la etiqueta del producto.

Abonos y fertilizantes:En general, la mayoría de los fertilizantes son bastante bajos en toxicidad. Sin embargo, el consumo de cantidades significativas puede provocar vómitos, diarrea y malestar abdominal. Además, algunas formulaciones de fertilizantes también pueden contener insecticidas, lo que podría ocasionar problemas adicionales si se ingieren.

inghilt∴



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciamos mucho vuestros comentarios.